Los sentimientos detrás del silencio

¿Cómo afecta el machismo a los hombres? ¿Cómo los varones expresan su cariño a los demás cuando se relacionan?

Estamos ante “LOS REGALOS: UNA HISTORIA DE HOMBRES EN FAMILIA”, obra teatral peruana ganadora del Premio del Público en el Festival Arena of the Young Arts 2016 en Alemania. Estrenada por primera vez en el Teatro Ensemble de Barranco en Agosto del 2015, la obra se presentó previamente en el Teatro Central de la Universidad de Lima como parte del FAE Lima 2017.

“LOS REGALOS” cuenta la historia de un padre inexperto (Miquel de la Rocha) y sus dos hijos hombres: Hermano Mayor (Eduardo Cardozo) y Hermano Menor (Diego Sakuray), quienes viven en una casa sin mujeres. La expresión del afecto entre ellos y cómo se transforman sus relaciones a lo largo del tiempo es representada prescindiendo de diálogos, valiéndose del lenguaje de las máscaras, los malabares, la acrobacia y el clown. Esta forma de puesta en escena es el sello distintivo del trabajo de la Compañía de Teatro Físico -fundada en el 2013- que sigue la línea de investigación teatral y pedagógica iniciada por Jacques Lecoq, en donde el cuerpo y el humor son la base de la creación y la comunicación.

En “LOS REGALOS”, las escenas se intercalan entre números de circo e imágenes teatrales que buscan ilustrar la cotidianidad de una familia de hombres que se debate entre las demostraciones de amor que el machismo permite y la violencia de las relaciones que se dan entre ellos producto de la vida en el hogar. La propuesta incluye artes visuales, música original de La Lá y un cuidadoso trabajo de dirección de arte a cargo de Anita Chung con la asistencia y vestuario de Alonso Núñez.

A continuación, una entrevista con el director, Fernando Castro, junto a los tres protagonistas de esta creación colectiva.

IMG_09261

¿Cómo se juntan los cuatro para hacer esta obra?

Fernando.- Bueno, había conformado la compañía con Diego y estábamos con esta idea rondando en la cabeza de hacer la obra de un papá que cría a sus dos hijos hombres, hablar de la masculinidad, de cómo se aprende el amor… Con Eduardo, que es el tercer socio, formalizamos la compañía e invitamos a Miquel, que era el actor que nos faltaba para que sea el papá, porque era una obra de creación colectiva y por muchos elementos Miquel cumplía con un perfil: ha sido maestro de Eduardo y mío hace mucho tiempo, tiene una formación bastante flexible para poder aportar a lo que estábamos proponiendo como lenguaje… y era papá, que era justo lo que estábamos necesitando para la obra.

IMG_1010

¿Cómo fue el proceso de elaboración y construcción de la dramaturgia?

Fernando.- Antes de los ensayos habían ideas, habían escenas. Después una escaleta, como una descripción de lo que sucedía en cada escena, pero no de cómo sucedía. Allí es cuando entra Federico Abrill, él nos ayuda a organizar un poco este universo. Y cuando llegamos a los ensayos hay una primera etapa de explorar los personajes y después comenzar a montar estas escenas. Por ejemplo, decía: Escena del baño. El papá tiene que bañar a los dos hijos.

Diego.- Y en los ensayos… no me acuerdo bien con qué empezamos, pero en un momento dibujábamos nuestros personajes (risas). Después vino la máscara. Creo que nos preparamos para llegar a la máscara. Y ese momento fue… un poco complicado… Era difícil poder saber qué cosa queríamos que el público viera con el personaje.

9G7A8628

Eduardo.- Para mí lo chévere fue que estas premisas para los ensayos fueran tan cortas, que era hacer lo que se nos ocurría un poco y de ahí pulir esas cosas que iban saliendo en esas improvisaciones. Y había esas cosas que resultaban o muy divertidas o muy… sugerentes o qué se yo, pero que no ayudaban mucho al discurso o al desarrollo de la obra. Ese proceso fue interesante, fue también largo en algún momento, pero nos ayudó a tener más un ritmo adecuado

Miquel.- Hasta que llegó, ¿no? Un poco también siento que hay dos etapas: una etapa de búsqueda… de universo, de personajes, un trabajo de máscaras que en mi caso no había hecho antes… y después uno de marcación, de prueba, error, de limpieza de movimiento, de precisión… Avanzábamos cada uno a su ritmo.

IMG_0857

¿Fue complicado llegar a la máscara?

Miquel.- Tenemos distintas llegadas. Alguna vez he hecho algunos ejercicios en Yuyachkani y después con la máscara neutra, pero ya el afrontarlo, saber que vas a hacer algo con eso… era distinto… saber que tenías que ser súper claro en ese sentido.

Considerando además que la máscara te limita un poco la visión, sobre todo durante esos movimientos que son acrobáticos y arriesgados…

Fernando.- El día que se pusieron la máscara… CRISIS.

Todos.- “No veo nada”. “Renuncio, renuncio!” (risas).

9G7A8577

Miquel.- Igual este tema de la máscara… no necesariamente tienes que estar tan frontal, puedes jugar con otras cosas.

Diego.- Y jugar es lo que muestra esta obra. Pero al inicio sí fue una tortura porque, claro, fuimos aprendiendo también. Anita Chung nos fue cuidando porque al inicio yo tenía alergias y no soportaba y Anita fue cubriendo nuestras necesidades. Claro, yo había trabajado antes la máscara, pero siempre en improvisaciones, espacios donde son 15 o 20 minutos máximo, no es una hora con la máscara… y en “Los regalos” creo que hemos aprendido, hemos aceptado a la máscara, con su látex adentro, ahogándonos. Hemos aprendido cómo solucionarlo también.

Fernando.- Es parte de nuestro aprendizaje… Nunca habíamos hecho máscaras de ese tipo, Anita Chung tampoco, las hizo geniales y nosotros no sabíamos que la fibra de vidrio había quedado descubierta, entonces a Diego le picaba y había que aplicar otra capa de látex y el sudor de ellos empapaba y mojaba las máscaras y goteaban las máscaras y se ahogaban con la actividad física…

Que es además intensa…

Fernando.- Sí.

IMG_1115

Una cosa que valoro bastante de la obra es que aborda esta comunicación, este cariño y este contacto masculino entre un padre y sus hijos… y me llamó mucho la atención porque es un tema que no se ha abordado mucho al menos acá donde el machismo es fuerte… ¿Cómo llegan a esos momentos que tanto generan reacciones en la gente?

Fernando.- Creo que fue una mezcla de cosas. Para mí tiene que ver mucho con nuestros recuerdos. Conversábamos mucho alrededor de, por ejemplo, el papá que baña a los hijos, y cada uno siempre tenía algo que decir. Creo que lo que buscábamos era qué es lo más universal o qué es lo que más sucede. Fue un superejercicio en verdad, porque como estábamos probando el lenguaje de la máscara, encontrar estos silencios… Creo que la técnica nos ayudaba para expresar por ejemplo esta rudeza o esta sequedad masculina, sin texto, y al mismo tiempo encontrar o valorar esos momentos de ternura que pueden pasar desapercibidos porque no son pues estas cosas gigantes femeninas como las hemos aprendido sino que… el silencio nos permitió descubrir cuánto amor había en el hecho de entregar… un par de zapatos. Fue un poco por ahí.

Sí, ese silencio es… como el silencio hacia las propias emociones que siempre se le ha negado al varón también…

Fernando.- Sí, sí…

9G7A8599

El varón, en esta sociedad machista, tiende a no expresar mucho sus emociones, en cambio a las mujeres desde pequeñas les permiten llorar, gritar… No sé que opinan ustedes de lo que les pasa cuando abordan sus roles en escena…

Eduardo.- Bueno, yo por ejemplo, no tengo hermanos, tengo dos hermanas… y era el menor hasta que llegó mi hermana menor. Entonces, si me peleaba, me peleaba con mi hermana mayor y jugaba con ella. Igual había momentos muy felices, pero cuando fui creciendo, en una pelea le hice mucho daño a mi hermana, un poco lo que también le sucedió a Fer y lo que sucede en la pelea, ¿no?, que empiezas a ya no medir o se borran los límites entre el juego y la violencia entonces… esa violencia puede ser simplemente un contexto familiar antes que un contexto solamente de hombres. Pero sí hay ciertas situaciones que definitivamente identifico más con mi papá o con mi abuelo que son personas un poco más rígidas en algunas formas de pensar o de actuar y llegan a mí por un pensamiento más familiar que masculino, pero seguramente está como impregnado de ese machismo que hasta en varias mujeres es incluso más marcado que en algunos hombres.

Un machismo que se transmite de generación en generación…

Fernando.- Sí, era una necesidad mostrar dónde está, desde dónde se aprende. Las cosas tan inocentes como el juego, las recompensas, lo que promueve el padre, lo que castiga… allí está, todo el tiempo.

9G7A8653

Para ti, como director, ¿qué representan los zapatos?

Fernando.- Qué bonito. Son un símbolo de toda la obra. Para mí se mueve a varios niveles. Pero creo que los zapatos son un símbolo… de madurez. La obra es, como dicen los gringos, una historia del coming of age que es el crecimiento del ser humano. Y este crecimiento está marcado por los zapatos. Un crecimiento primero en el tiempo: solo el padre usa zapatos, los hijos menores no usan zapatos hasta que le toca al hermano mayor usar sus zapatos cuando está listo…

Miquel.- Listo para salir…

Fernando.- …y es eso lo que motiva toda la obra, esos zapatos que llegan en ese momento porque el hermano se va… pero también son… los regalos, ¿no? Finalmente lo que la obra habla es de cómo a veces este amor silencioso se expresa a través de acciones igual silenciosas, pero que tienen que ver con sacrificios… Es un padre al que le costaba un montón comprar esos zapatos, le cuesta entregárselos al hijo porque… ¿qué significa? ¿Por qué le cuesta entregárselos al hijo? No quiere que se vaya, cree que los va a romper… Funciona a muchos niveles.

IMG_1122

Chicos, para ustedes, ¿qué significa “Los regalos”? ¿A qué les remite el título de la obra dentro de sus procesos?

Eduardo.- Creo que fue un buen inicio de esta sociedad. Apenas hicimos la obra nos invitaron a este festival en Alemania y de ahí a Argentina, Uruguay, Colombia… Dentro de Lima nos han invitado al FAE, al Festival Temporada Alta de la Alianza Francesa, a la convención de circo, algunos colegios y municipalidades también, entonces —me decían algunas personas— que “Los regalos” nos está dando muchos regalos y yo lo veo así. Más allá del proceso y de todo lo que habla la obra, creo que fue una muestra de reconocimiento hacia un trabajo que a veces es… muy duro, muy difícil, cuesta bastante y en otros momentos es muy gratificante también. Es un paso más.

Diego.- No sé cuándo fue que estábamos en la pata y Fer me decía: “¡Mira Diego, dónde estamos!” Y en ese momento me vino toda la historia que habíamos pasado. “Los regalos” ha sido hecha con tanto amor y tanto cariño… Creo que esa es la receta. Hacerlo todo con cariño. Esta obra está muy cuidada, muy muy cuidada.

Miquel.- Yo lo puedo tocar más de un lado personal. Los regalos son los zapatos definitivamente y los zapatos, en mi caso, tienen que ver con andar otra vez un poquito. Yo estaba un poquito retirado, medio escondido, como lesionado, ya queriendo salir un poquito de este medio y he encontrado otra vez ese gusto que ya estaba perdiendo. Todavía tengo mis dudas… (risas) pero por lo menos ahí vamos.

Me pregunto qué diran tus hijos cuando te ven en escena.

Miquel.- Se ven reflejados (risas).

IMG_1038

¿Qué tal respuesta de los públicos en los distintos sitios? Alguna anécdota que recuerden…

Diego.- Lo que nos pasó en Argentina y Uruguay. Hicimos dos funciones en Argentina y el público era jajaja y se ponían a llorar… Había como una respuesta del público. Y en Uruguay… no pasaba nada. No había una respuesta durante la función. Terminó la función y la gente se paró y aplaudió y eso sí me sorprendió, era un público totalmente diferente.

Miquel.- De repente también tiene que ver las salas. Cuando el espacio es más grande, tú escuchas menos y sientes menos… aquí pasa un poco igual. Hay una separación, no tienes una relación tan directa, tus emociones no se van alimentando con el público, entonces es un poco más difícil si es que estás jugando con respuestas.

IMG_0952

¿Qué tal en Alemania? Porque allá el padre participa mucho de la crianza de los hijos y de las labores domésticas de casa, no es como acá donde normalmente le encargan esa labor a la mujer.

Miquel.- Lloraron.

Fernando.- Creo que parte del encanto de la obra, lo que la hace cercana a estos públicos tan distintos, es, no solo que no tenga texto, sino que el lenguaje del cuerpo es un lenguaje súper universal y creo que lo que hemos hecho al atomizar la obra, sacar todo lo que no es necesario y quedarnos solo con la esencia… Eso es lo que le pasa a la gente: tiene una comunicación emocional con la obra… Lecoq, este pedagogo francés cuya línea investigamos, aspira a un teatro universal… Y creo que la máscara ha sido nuestra puerta precisamente a llegar a eso. El arte es universal porque son experiencias humanas que todos compartimos. Todos tenemos cuerpos. Todos hemos nacido, hemos crecido, hemos tenido padres, hemos sido hijos… Más allá de que siempre hay alguien que cumple ese rol, siempre sucede que hay un momento en que los hijos crecen y hay un momento en que se tienen que ir. Hay un momento en que los padres son ancianos. Hay un momento en que los hijos tienen que cuidar a los padres. Entonces sobre esos supuestos cercanos al público se construye la obra. Son… lo esencialmente universal.

9G7A8599_

Hay también como una soledad bien fuerte y bien presente en la obra.

Fernando.- Sí. Fue una decisión aislar a esta familia. Si queríamos acentuar el tema de la masculinidad, había que sacar todo lo femenino de la casa primero. Pero no bastaba con sacarlo de la casa. Por ejemplo, en nosotros existen muchas redes sociales: La abuela, la tía… Siempre hay alguien que termina cumpliendo un rol por allí. Entonces para poder acentuar esa masculinidad era necesario separarlos. Y en estos viajes que hacíamos hacia la casa de Miquel en Pachacamac para ensayar —Miquel estaba así, se había aislado literalmente de Lima, vivía en Pachacamac—, en esa búsqueda descubrimos… que hay que aislar también a esta familia, que no tengan la posibilidad de recurrir a esta señora, a la tía… hay que dejarlos afuera. Y entonces hay mucha soledad en ese sentido, que termina acentuando también un tema de masculinidad.

9G7A8690

Finalmente… Esta pregunta es un poco subjetiva. ¿Ustedes sienten que la obra es triste? ¿Cómo la sienten ustedes?

Diego.- Creo que tiene como dos partes bien claras: está la parte de los niños donde todo es más inocente, más ligerito, y en la segunda parte es más pesado, duro…

Eduardo.- Para mí es difícil darle un solo adjetivo, porque incluso desde adentro pasas por el cansancio, la prisa, también la calma… Hay varias cosas que suceden y dentro de las escenas también, estás en diferentes estados… y creo que eso es lo que mantiene al público porque por momentos está: “¡Ahhh!” “¡Ohhh!” “¡Hummm!” “¡Uyyy!”, siempre cambiando su estado de ánimo.

Miquel.- Igual termina… hacia lo triste, ¿no?

Fernando.- Pero eso es lo chévere de hacer teatro… porque creo que es una obra que lo que hace es redimir. Invita al público a proyectar sus historias, a volver a mirarlas, para descubrir precisamente los regalos que no había visto. Entonces… Hay una tristeza que es el paso del tiempo que es natural, inevitable, pero hay también una añoranza, es… el saudagi, es este recordar bonito. A pesar de que la vida continúa, hay un perdón… triste y alegre al mismo tiempo.

9G7A8697


LOS REGALOS va hasta este 8 de mayo; de jueves a lunes a las 8.30 pm y domingo a las 7 pm, en el Teatro Central de la Universidad de Lima (Av. Javier Prado Este 4600, Santiago de Surco; ingreso por la puerta de la calle Cruz del Sur).

Entradas en la web del Centro Cultural de la Universidad de Lima, en Teleticket y en la boletería del Teatro Central dos horas antes de la función.


Texto: Christian Villegas.

Fotos: Compañía de Teatro Físico, alenak.de.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s